¿Cuánto se tarda en preparar las oposiciones de Policía Nacional?

Oposiciones Policía Nacional

Una de las dudas más habituales es cuánto se tarda en preparar las oposiciones de Policía Nacional. Es normal que antes de lanzaros a un proceso largo como es el estudio de cualquier oposición queráis tener las cosas claras y saber a qué os vais a enfrentar.

Como ya sabéis, al empezar la preparación os estaréis enfrentando a una carrera de fondo en la que la meta es la plaza que tanto deseáis. Así que vamos a analizar cuánto se tarda en preparar las oposiciones de Policía Nacional.

Las convocatorias

Lo habitual es que los exámenes comiencen en los cuatro meses siguientes a la fecha de publicación de la convocatoria en el BOE. Cuatro meses no son muchos si tenemos en cuenta que hay que preparar el examen teórico, el psicotécnico, las pruebas físicas… Así que lo más seguro es que no os dé tiempo si os esperáis a que salga la convocatoria antes de empezar a estudiar.

Si habéis decidido presentaros a la oposición: no esperéis. Reunid el temario y comenzad cuanto antes. Así cuando salga la convocatoria ya habréis avanzado gran parte del camino y llegaréis al día del examen preparados y sin prisas.

Estimación de tiempo

Se suele decir que el tiempo mínimo para preparar en condiciones cualquier oposición es de un año. Pero cuando hablamos de procesos selectivos que incluyen pruebas físicas, como es el caso de la oposición para Policía Nacional, este tiempo se puede extender hasta un año y medio o dos años.

Tened en cuenta que estas cifras no son algo rígido. Cada persona es diferente y unos podéis necesitar más tiempo que otros. Depende de muchos factores: de las aptitudes para el estudio, de la disciplina de trabajo, de la forma física de partida, de las circunstancias personales y, sobre todo, del tiempo que podáis dedicar al día a preparar las distintas pruebas.

El temario

Es fundamental que tengáis un temario actualizado. Trabajar con apuntes sacados de cualquier lugar, sin contrastar su veracidad o su origen, puede significar que arrastréis errores y perdáis un tiempo valioso.

Así que lo mejor es que desde el principio consigáis un temario oficial o proporcionado por una academia especializada. De este modo sabréis que no vais a perder ni un minuto de vuestro estudio en preocuparos por si el temario que estáis usando es erróneo.

Organización

Algo que suele costar bastante es asumir que la preparación de una oposición se debe considerar como un trabajo. No sirve de nada estudiar un par de horas a la semana, hay que tener una rutina de varias horas diarias de estudio, que se combinen con la preparación de las pruebas físicas.

Un método de organización que se ha demostrado que funciona es dedicar ocho horas al día a la oposición, como si fuese una jornada laboral. Estas ocho horas deberían dividirse en dos tramos, cuatro durante la mañana y cuatro durante la tarde, y realizarse siempre en la misma franja de tiempo. Además, tres días a la semana uno de esos tramos debería dedicarse al ejercicio físico.

Seguir este planteamiento os ayudará a estar listos para presentaros al examen en un año.

También hay que tener en cuenta cuál será el método de estudio. Si decidís estudiar por vuestra cuenta es más probable que os cueste organizaros y la preparación os lleve de un año y medio a dos.

De otro modo, si escogéis prepararos en una academia de formación, contaréis con preparadores especializados que os ayudarán a estar listos en un plazo máximo de un año.

No olvidéis que el descanso es tan importante como el tiempo de estudio o una buena planificación. Desconectar cada cierto tiempo y dejar que el cerebro respire y se distraiga durante un rato os permitirá ser mucho más eficaces y efectivos.

En cualquier caso, os aconsejamos que dejéis de preocuparos por cuánto tiempo os va a llevar preparar las oposiciones para Policía Nacional y comencéis a estudiar en cuanto os sea posible. Ya habéis decidido lanzaros, así que ahora sólo os queda poneros las pilas y arrancar.

En Innotest queremos acompañaros durante todo el proceso, desde que tomáis la decisión de comenzar la preparación de unas oposiciones, hasta que lográis la plaza con la que soñabais.