Te ayudamos

¿Qué es lo mejor de opositar a Ayudantes de Instituciones Penitenciarias?

Existen muchísimos motivos por los que preparar una oposición en España: desde conseguir un trabajo para toda la vida con buenas condiciones, hasta la posibilidad de conseguir una mejor conciliación familiar. Sin embargo, lo cierto es que no todas las oposiciones en nuestro país son iguales. Y eso, como es lógico, propicia que unas sean más demandadas que otras.

Una de las que más aspirantes congrega en cada convocatoria es la oposición a Ayudantes de Instituciones Penitenciarias. Sin embargo, lo cierto es que no todos conocen cuáles son todas las ventajas que ofrece. Así que si quieres opositar a Ayudantes de Instituciones Penitenciarias, vamos a mostrarte qué es lo mejor de conseguir una plaza en ellas.

Opositar a Ayudantes de Instituciones Penitenciarias: ¿qué es lo mejor?

Si has llegado hasta esta publicación, posiblemente sea porque vas a opositar a Ayudantes de Instituciones Penitenciarias y quieres conocer todo lo que puedes conseguir al ser un funcionario de este cuerpo. En este sentido, vamos a intentar detallar todas las ventajas de forma concreta y resumida, ofreciéndote cuáles son sus principales puntos a favor.

Oposición asequible con muchas plazas

El primer punto positivo que vamos a señalar tiene que ver con los requisitos y el temario de la oposición.

Por un lado, los requisitos para participar en sus convocatorias de empleo son bastante fáciles de cumplir, por lo que prácticamente cualquiera puede optar a ellas. Mientras que en lo relativo al temario, este no es muy extenso. Además, cada convocatoria suele contar con un número de plazas muy elevado, por lo que las opciones de conseguir un puesto como funcionario son elevadas.

Posibilidad de promoción

Una vez como funcionario de carrera es posible crecer y optar a puestos superiores a los iniciales, lo que suele conllevar subidas salariales y una mejora de las condiciones laborales. Por este motivo, estas oposiciones son ideales para quienes busquen desarrollarse y acceder a puestos de mayor responsabilidad y reconocimiento.

Conciliación laboral

A diferencia de otros trabajos que implican tener que trabajar de lunes a viernes, ser funcionario de prisiones ofrece opciones más atractivas. Por ejemplo, los funcionarios de interior V1 trabajan tres días a la semana y descansan cinco, mientras que los de V2 trabajan dos días y libran los cuatro siguientes. También es bastante común poder doblar un día en oficinas, lo que permite trabajar cuatro días y descansar tres.

Sueldo

Son muchos los que se preguntan cuánto cobra un funcionario de prisiones y lo cierto es que el salario es otro de los puntos a destacar de esta oposición. Además de contar con un salario base bastante atractivo, si tenemos en cuenta los diferentes complementos salariales, el sueldo puede situarse en torno a los 2.500 euros brutos al mes.

Muchos puestos a desempeñar

Una vez accedas al Cuerpo de Ayudantes de Instituciones Penitenciarias podrás desempeñar muchos puestos diferentes. Por ejemplo, si no te importa tener contacto directo con los internos, lo que supone cobrar un mayor sueldo, podrás optar a los puestos de V1 y V2. Mientras que si prefieres limitar ese contacto, podrás trabajar en oficinas en tareas relacionadas con la gestión, la administración o el personal, entre otras.

¿Quieres saber más sobre tu oposición? Conoce la herramienta líder en la preparación de oposiciones.