¿Cómo estudiar la Constitución Española?

Consejos para estudiar la Constitución Española de 1978

La Constitución Española, o Carta Magna, es un tema común en la mayoría de las oposiciones, ya sea en su totalidad o sólo algunos de sus Títulos. En muchos casos es igual de importante que los temas específicos de la oposición. La explicación a esto es que toda la legislación de cualquier ámbito proviene de esta ley fundamental. La Constitución es la base de todas las leyes, ya tengan que ver con educación, con la policía o con la administración y por esto os pedirán que la memoricéis.

Hay seis fechas clave que tendréis que memorizar: la aprobación por las Cortes Generales el 31 de octubre de 1978, la ratificación por referéndum del pueblo español el 6 de diciembre de 1978, la sanción de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I el 27 de diciembre de 1978 y la publicación en el BOE el 29 de diciembre de 1978.

Si os fijáis, en todas estas fechas sólo tenéis que memorizar un año: 1978 y dos meses: octubre y diciembre. Así que es más fácil de lo que parece, ya que sólo tendréis que centraros en aprender los días.

Lo primero y más importante a la hora de comenzar el estudio de la Constitución es comprender su estructura. Esta norma básica está compuesta por un preámbulo, 11 Títulos (el Título Preliminar y 10 Títulos numerados) que contienen 169 artículos, 4 disposiciones adicionales, 9 disposiciones transitorias, 1 derogatoria y 1 final.

Se puede dividir en dos partes: la parte dogmática, que contiene el Título Preliminar y el Título Primero y en la que se sientan los principios constitucionales y los derechos fundamentales, y la parte orgánica, en la que se explica la división de poderes y la organización política y territorial del estado.

Memorizar la Constitución Española: Pasos a seguir

Una vez interioricéis el esqueleto podréis ir de lo general a lo específico, comprendiendo cada capa para ir profundizando cada vez más. Además, es importante que no os limitéis a aprender de memoria sin más, porque eso haría que en cierto tiempo olvidaseis lo memorizado. Es mejor que tratéis de comprender lo que estáis aprendiendo, para que la información se fije bien en la memoria a largo plazo.

Lo mejor es que primero la leáis entera una vez, para que podáis haceros una idea general y acostumbraros a leer la estructura de esta ley. Luego podréis empezar estudiándo el esqueleto, esto es: el preámbulo, los títulos y las disposiciones. Aprovechad este momento para analizar los nombres de los títulos. Esto os permitirá después localizar el marco de cualquier ley por su temática. A continuación pasad a las secciones de algunos capítulos. Y finalmente podréis llegar a estudiar los artículos.

Llegados a este punto tal vez os convendría hacer un mapa conceptual o un esquema que os permita repasar con facilidad lo que ya habéis aprendido. Un truco que podéis usar es utilizar distintos colores. Con ellos podéis separar los niveles de la estructura y las partes generales.

Algunos puntos clave

Vamos a aclarar algunos puntos que suelen ser clave para comprender la Constitución Española.

Un artículo del “Título Primero. De los derechos y deberes fundamentales” que suele crear confusión es el artículo 55, sobre la suspensión de derechos. Es importante aclarar que la suspensión de derechos en los estados de excepción y sitio es algo opcional, no obligatorio. Y, si se hace, se debe definir de modo explícito qué derechos se suspenden, cómo y durante cuánto tiempo.

Tendréis que aprender a diferenciar bien los estados de alarma (en el que no se pueden suspender derechos fundamentales), excepción y sitio.

Todo lo que respecta a las funciones del Rey es un tema que normalmente causa confusión cuando se estudia la Carta Magna. Pensad sobre todo que el Rey no participa en la elección de nadie, ni lo elige él mismo. El Rey no participa en la toma de decisiones sobre otros cargos o autoridades, tan sólo realiza los actos formales de nombramiento y destitución.

Para entender bien las figuras de Regente y Tutor real o el orden sucesorio de la Corona que se explican en el “Título Segundo. De la Corona” podéis usar una especie de juego o truco.

Consiste en dibujar en un papel el árbol genealógico, desde los padres de nuestro actual Rey, los reyes eméritos, Don Juan Carlos I y Doña Sofía, hasta sus nietos. Una vez tengáis el dibujo podéis empezar a plantearos situaciones hipotéticas. ¿Qué habría pasado si hubiese muerto Don Juan Carlos I mientras Felipe era aún menor de edad? ¿Qué habría pasado si una rama de la familia hubiese muerto en un accidente?

Pensar en estos casos os ayudará a comprender las normas que rigen este Título.

Algo parecido se puede hacer con los Títulos correspondientes al Gobierno, las Cortes y las relaciones entre ambos. En los últimos años hemos tenido varias legislaturas convulsas, con muchas situaciones que no se habían dado anteriormente en España desde la creación de la Constitución.

Pensar en estas situaciones y plantear otros casos hipotéticos basados en ellas puede ayudar a entender mejor el funcionamiento de los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Trucos para estudiar la Constitución

– Tened siempre disponible el texto completo de la Constitución. Aunque uséis resúmenes o temarios, es conveniente que os acostumbréis a manejar el texto original.

– Agrupad y estableced conexiones entre materias similares. Al estudiar algún artículo buscad el modo de relacionarlo con otros ya estudiados. Comparadlos e interrelacionad conceptos. Esto es de mucha ayuda a la hora de de fijar el aprendizaje.

– Usad reglas mnemotécnicas como ayuda en el estudio. Por ejemplo, podéis juntar las primeras letras o sílabas de las palabras más relevantes para formar una nueva palabra que las englobe. Encontrar relaciones graciosas o divertidas ayudará a memorizar la materia.

– Haced muchos tests. Esto os servirá para probaros a vosotros mismos y también para acostumbraros al tipo de preguntas que os harán. Ojo con las preguntas trampa, una confusión típica: Madrid no es una ciudad, es una villa.

– Alternativa para el aprendizaje de fechas relevantes. En lugar de aprenderos las fechas, también podéis aprenderos solamente la primera y los días que pasaron hasta la siguiente y la siguiente a esa. Así sucesivamente.

– Buscad situaciones de actualidad o aplicaciones prácticas. En el periódico o en la televisión se pueden ver constantemente referencias a las materias que se tratan en la Constitución. Estad atentos para encontrar el modo de relacionar el estudio con situaciones reales, os ayudará a fijar lo aprendido.


Aunque el estudio de la Constitución pueda parecer árido desde fuera, en cuanto empecéis a profundizar os irá resultando cada vez más sencillo e interesante. Si os enfrentáis a ello con ánimo y disposición, llegaréis a disfrutarlo. 

Recordad que en InnoTest estamos dispuestos a ayudaros para que logréis vuestro objetivo y que consigáis vuestra plaza.