Entrevista personal: oposiciones Policía Nacional

Resolvemos todas tus dudas sobre la entrevista personal

Después de meses de preparación física y mental, de aprobar todas las pruebas y exámenes, os enfrentaréis a uno de los momentos más temidos por los opositores: la entrevista personal. 

Es normal que esta entrevista os ponga nerviosos. Por un lado, por esa sensación de que el resultado puede ser imprevisible y subjetivo. Por otro, porque una vez superadas todas las fases anteriores este será el último obstáculo para conseguir vuestra plaza. Así que vamos a explicaros en qué consiste exactamente esta entrevista y cómo debéis comportaros en ella para superarla con éxito. 

Lo primero que debéis tener en cuenta es que antes de la entrevista os harán dos cuestionarios por escrito: el test de personalidad y la prueba de información biográfica. 

Vamos a ver en qué consisten.

El test de personalidad sirve para estudiar algunos factores relacionados con la personalidad, la actitud y la motivación. Entre otros mide vuestra capacidad de comunicación, los rasgos clínicos, la capacidad de socialización, etc. 

La prueba de información biográfica (o biodata) suele contener alrededor de 30 preguntas sobre vuestro pasado profesional y personal. Sirve para analizar vuestro perfil a partir de vuestro comportamiento en el pasado. 

El tribunal tendrá ambas pruebas a su disposición antes de comenzar la entrevista, así que no olvidéis que ya sabrán algunas cosas sobre vosotros. También tendrán a su disposición los resultados de los exámenes, de las pruebas físicas, de ortografía y psicotécnicos. 

Inicio de la entrevista

Es posible que no os digan que os sentéis y en ese caso podéis pedirlo vosotros, pero siempre siendo muy educados y solicitando el permiso para hacerlo.

Una vez allí, el día de la entrevista, seguramente os tocará esperar un poco antes de que os hagan pasar al despacho. Es importante que sigáis las instrucciones que os den: si os dicen que llaméis a una puerta y esperéis a que os hagan pasar, haced exactamente eso. Puede que tarden en responderos, pero ya saben que estáis ahí. Estos tiempos de espera son parte del proceso, así que no os impacienteis. 

La primera impresión que le deis a los entrevistadores es muy importante, así que, cuando os hagan pasar, tratad de mostraros seguros, cordiales y educados. Haced contacto visual al saludar y hacedlo con cortesía. 

Una duda muy común es si corresponde darle la mano a los entrevistadores. Si ellos os ofrecen la mano, lo correcto es devolver ese gesto con un apretón firme y seguro, mirando a los ojos y con una sonrisa. Si no lo hacen, simplemente saludad con educación. 

Si sois vosotros los que ofrecéis la mano y rechazan vuestro gesto no os pongáis nerviosos, simplemente retiradla y permaneced a la expectativa, avanzad y hablad cuando os lo digan. 

Lo normal es que a continuación os indiquen dónde sentaros y dé comienzo la entrevista propiamente dicha. Es posible que no os digan que os sentéis y en ese caso podéis pedirlo vosotros, pero siempre siendo muy educados y solicitando el permiso para hacerlo. 

Desarrollo de la entrevista personal

Podrían tratar de desmotivaros o llegar a gritaros o insultaros. No perdáis la calma, mantened la cabeza fría y pensad que están midiendo vuestra capacidad de reacción.

La entrevista suele durar unos 15 o 20 minutos, aunque en ocasiones termina a los 10 minutos o se extiende hasta una hora. Tened en cuenta que una vez empiece la entrevista os pueden preguntar cualquier cosa.

Puede que os pregunten si estáis nerviosos, sed sinceros. Es normal estarlo en una situación así y ellos se van a dar cuenta si tratáis de ocultarlo. Así que lo mejor es admitirlo. 

No olvidéis que estáis opositando para una plaza en la que se debe respetar la ley y hacer que otros la cumplan. Los entrevistadores buscan integridad, no intentéis engañarlos. 

Van a buscar en vosotros algunos rasgos necesarios para el trabajo policial: motivación e interés por el puesto, actitud reflexiva y analítica, tener herramientas para la resolución de conflictos, ser tolerante o inflexible, según  la situación que se presente.

Os harán preguntas sobre vuestra personalidad y forma de ser, ya que quieren conoceros para saber si cumplís con el perfil que buscan para el puesto. Tratad de responder a todo con tranquilidad y confianza en vosotros mismos. No intentéis dar una imagen forzada o irreal, mostraos naturales y educados. Podéis dejar ver la ilusión que tenéis por conseguir entrar en el Cuerpo, que se note que tenéis vocación de servir a la comunidad y no estáis ahí sólo por querer una plaza vitalicia de funcionario.

Os podrían preguntar también algunas cuestiones del temario de los exámenes, identificar rangos o nombrar las comisarías generales. Si lo sabéis perfecto, pero no pasa nada si no recordáis la respuesta. Es más importante que mantengáis la calma. Podéis explicar que estáis nerviosos y en ese momento no os acordáis. 

También puede que os planteen algún supuesto práctico. En este caso os explicarán la situación y tendréis que responder imaginando cómo reaccionaríais. 

Es posible que se repitan las preguntas, en ese caso aseguraos de responder siempre lo mismo. Debéis mostraros coherentes y seguros de vuestras respuestas. 

Puede que se muestren amistosos y traten de que os relajéis. No olvidéis que los entrevistadores no son vuestros amigos, podrían estar tomando esa actitud para crear un ambiente distendido, que os confiéis y habléis más de la cuenta. 

Pero también las preguntas pueden ser ofensivas e incluso podría parecer que os están ridiculizando o atacando. Podrían tratar de desmotivaros o llegar a gritaros o insultaros. No perdáis la calma, mantened la cabeza fría y pensad que están midiendo vuestra capacidad de reacción. Con este tipo de preguntas lo que quieren es aumentar vuestro nivel de estrés para comprobar cómo reaccionaríais en situaciones tensas o desagradables. 

Incluso podrían pediros algunas cosas que os descoloquen, como que contéis un chiste, cantéis una canción o vayáis a buscar un café. Podéis intentar contar un chiste lo mejor posible, pero si os piden algo demasiado ridículo podéis negaros siempre que sea con educación y respeto, explicando el motivo de vuestra negativa. 

Os digan lo que os digan, debéis responder con seguridad, soltura y confianza. Sed sinceros y manteneos tranquilos. Nunca os enfrentéis a los entrevistadores.

Final de la entrevista.

Ellos os indicarán cuando ha terminado la entrevista, pero hasta que no salgáis por la puerta no habrá finalizado. Despedíos con educación y cordialidad y agradeced la atención que os han prestado.

Algunos consejos para superar la entrevista personal en la oposición a Policía Nacional:

Evitad tratar a los entrevistadores con familiaridad. Habladles siempre de usted, salvo que ellos os digan lo contrario.

  • Cuidad la imagen. En teoría no deberían tener en cuenta vuestro aspecto al evaluaros, pero la impresión que causéis podría condicionar a los entrevistadores a vuestro favor o en vuestra contra. No es necesario vestir de gala, pero tratad de escoger un atuendo que transmita seriedad y profesionalidad.
  • Llegad al lugar de la entrevista con tiempo de sobra. No os conviene estar apurados y llegar pronto os permitirá relajaros antes de entrar.
  • Cuidad la postura durante la entrevista. Os recomendamos mantener la espalda recta y las manos sobre las rodillas. Esta postura os ayudará a evitar movimientos nerviosos de pies y manos y a no gesticular demasiado. Si necesitáis hacer un gesto, hacedlo, pero intentad no ser bruscos ni parecer ansiosos.
  • El tono de voz debe ser tranquilo y firme. Debe transmitir control y seguridad. Pero intentad no parecer arrogantes.
  • Si estáis nerviosos, tomaos unos segundos antes de responder las preguntas. No improviséis, pensad lo que vais a decir antes de abrir la boca.
  • Preparad la entrevista antes. Ensayad ante el espejo, practicad distintas preguntas que os podrían hacer. Eso os hará tener confianza y seguridad. Debéis tener una actitud firme y positiva. Tened una respuesta preparada para la pregunta «¿Qué pasaría si no apruebas la oposición?».
  • Controlar vuestra respiración os puede ayudar a estar tranquilos. Antes de entrar, tomad aire profundamente, cerrad los ojos y soltadlo despacio. Si lo hacéis dos o tres veces, entraréis más relajados.
  • Evitad tratar a los entrevistadores con familiaridad. Habladles siempre de usted, salvo que ellos os digan lo contrario. Del mismo modo, evitad los vulgarismos y las coletillas al final de las frases, os pueden hacer parecer inseguros.

Conclusión

A la hora de hacer la entrevista personal, mostraros seguros y firmes. Sed coherentes, y no tengáis miedo a reconocer que estáis nerviosos, si ese es el caso. Recordad que si habéis llegado hasta ese punto es porque estáis preparados.

Para ayudaros a superar vuestras pruebas y que alcancéis vuestra meta, recordad que en InnoTest estamos para ayudaros. Conseguir la plaza por la que lleváis tanto tiempo luchando, está en vuestras manos.

Descargar Test Policia Nacional
Newsletter

Suscríbete a nuestras newsletter y estarás al día de todas nuestras noticias.