Te ayudamos

¿Cómo es el examen de las oposiciones a Ayudante de Instituciones Penitenciarias?

oposiciones ayudante instituciones penitenciarias

Desde hace un tiempo estamos hablando sobre una de las ofertas públicas de empleo más interesantes para trabajar en España: las oposiciones Ayudante Instituciones Penitenciarias. Tanto es así que os hemos contado prácticamente todo lo que debéis saber sobre ellas. Aspectos como los requisitos de acceso, las plazas convocadas para la próxima convocatoria, las funciones que se desempeñan en el puesto de trabajo…

Sin embargo, todavía nos queda mucho de lo que hablar. Porque no nos hemos centrado en la que es, posiblemente, la parte más importante de esta oposición: el examen. Así que si estabas pensando en prepararte para la próxima convocatoria, no te pierdas esta publicación en la que vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre el examen para conseguir una plaza fija como Ayudante en Instituciones Penitenciarias.

Así son las pruebas oposiciones Ayudante Instituciones Penitenciarias

Lo primero que debes tener claro es que esta oposición no cuenta con fase de concurso, lo que quiere decir que todo dependerá de los resultados obtenidos a través de las diferentes pruebas. Para conseguir una plaza en las oposiciones Ayudante Instituciones Penitenciarias es imprescindible superar tres fases:

  1. Un examen tipo test con 150 preguntas sobre el temario.
  2. Un examen con 10 supuestos prácticos.
  3. El reconocimiento médico.

Prueba teórica de conocimientos

La primera parte de esta oposición es una prueba tipo test con un total de 150 preguntas sobre el temario establecido en la convocatoria oficial. La duración del ejercicio será de 2 horas y 15 minutos, tiempo que se ofrece para contestar todas las preguntas. Al ser tipo test, se podrá elegir entre cuatro opciones, siendo solo una de ellas la correcta. Además, habrá 3 preguntas de reserva que se deben contestar por si alguna queda anulada en caso de alguna impugnación.

Las respuestas en blanco no penalizan, pero las contestaciones erróneas sí que restan ⅓ del valor de obtenido por las preguntas acertadas. Los mejores aspirantes tendrán que realizar la segunda prueba de la oposición, la de supuestos prácticos.

Supuestos prácticos

Esta segunda prueba también es de carácter eliminatorio, como la anterior, y en ella se deben resolver un total de 10 supuestos prácticos. El tiempo para hacerlo es de 1 hora y 40 minutos y cada supuesto tendrá 5 preguntas con 4 opciones de respuesta, siendo solo una de ellas la correcta. Para ser considerado apto, la calificación mínima debe ser de 10 puntos sobre los 20 que se pueden conseguir como máximo.

Al igual que en el caso anterior, las preguntas en blanco no penalizan. Sin embargo, las contestaciones erróneas resta ⅓ del valor de las preguntas acertadas. Los aspirantes que pasarán a la siguiente fase de la oposición son los que obtengan mejor nota en el cómputo de los dos primeros ejercicios.

Reconocimiento médico

Superadas las dos primeras fases llega el momento del reconocimiento médico, que consta de diferentes pruebas para comprobar que los aspirantes no incurren en ninguna de las causas de exclusión establecidas en las bases de la oposición. Serán calificadas de ‘apto’ o ‘no apto’ y se realizarán diferentes pruebas y análisis de sangre y orina.

Los aspectos a tener en cuenta en esta parte de la oposición tienen que ver con la agudeza visual, la capacidad auditiva, posibles problemas locomotores, delgadez u obesidad extrema, enfermedades o alteraciones psiquiátricas. En caso de que el número de aspirantes aptos en las pruebas médicas sea inferior a las plazas ofertadas, se citará a los siguientes aspirantes con mejor calificación por orden de puntuación.